Consideramos que hay un problema de velocidad entre las necesidades de cualquier ser humano y las estructuras que están establecidas para administrarlas; la actualización se escapa por ser asumida como excepción de la regla o como infracción de la misma. Es por eso que nos interesan las formas de administración de la vida en sociedad y como el individuo reformula esos dispositivos para ponerlos a su favor, una vez que sus intereses entran en contradicción. En las obras hay un acercamiento a ejemplos prácticos y concisos en los que se encuentran síntomas de esa fractura, aunque también nos interesa generar un registro sensorial del momento histórico en que se desarrollan. Somos observadores de quienes nos rodean, de sus soluciones y de lo que implican a nivel simbólico y emocional en un contexto específico.

 

    El audiovisual, la video instalación y otras formas de documentación nos sirven para registrar obras procesuales y documentales. En estas buscamos ser conscientes de cuáles son nuestras posibilidades de movilidad frente a las estructuras institucionales. Para ello utilizamos el arte no sólo como lenguaje sino como método de observación subjetivado y entrenado por el conocimiento de la historia del arte. En algunos casos partimos del performance ampliado, realizando acciones en las que pasamos inadvertidos como artistas (obras: Estado Civil, Contraseña VHS, Bojeo, La Clínica del buen Contacto, La Propia…). En otros documentamos mediante el video y la instalación áreas críticas de la realidad debido a su densidad de contradicciones (obras: Octubre 2008. Habana 15 segundos, Reserva, Siempre hay gente que me dice eso, En medio de qué…).

 

    

 

 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now